persona mayor golpe de calor

¿Cómo prevenir un golpe de calor en personas mayores?

4.7/5 - (6 votos)

LOS GOLPES DE CALOR EN LA POBLACIÓN MAYOR

Con la llegada del verano meteorológico (junio, julio y agosto) la agencia española de meteorología, AEMET, nos presenta un escenario más caluroso y seco de lo habitual a nivel peninsular. Las alertas por altas temperaturas se irán sucediendo a lo largo de estos meses y es importante adoptar medidas de protección para evitar los golpes de calor, a veces llamados insolación si es por la exposición directa al sol. 

Como recuerda la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) los mayores de 65 años corren más riesgo de sufrir este tipo de episodios. Este colectivo presenta alteraciones del centro termorregulador y una menor sensación de calor, por lo que puede que no se protejan adecuadamente de las altas temperaturas. A este hecho se añade el riesgo de deshidratación por la disminución de la sensación de sed que acompaña, de manera fisiológica, a estas edades. Se deben de adoptar estrategias preventivas especialmente en las personas que sufren una enfermedad neurodegenerativa, sobrepeso, enfermedades crónicas o consumo prescrito de algunos fármacos como diuréticos o antihipertensivos.

Por qué ocurre un golpe de calor y cómo identificarlo

Un golpe de calor ocurre cuando el cuerpo supera los 40ºC, entrando en una situación de hipertermia que puede derivar en shock hipovolémico, fallo multiorgánico y coma. El golpe de calor frecuentemente se banaliza, pero debe tratarse como una emergencia. En la población más joven los golpes de calor están precedidos de un ejercicio físico intenso y esto hace que se identifique con mayor celeridad. 

La importancia de identificar correctamente los síntomas de un golpe de calor es que una actuación temprana mejora el pronóstico. Los síntomas del golpe de calor en personas mayores suelen ser:

  • dolor de cabeza
  • ausencia de sudoración 
  • sensación de boca seca y pastosa 
  • náuseas, vómitos, mareos, escalofríos 
  • piel seca y enrojecida
  • calambres musculares
  • desorientación o confusión
  • pérdida de conciencia 

Recomendaciones para evitar un Golpe de calor

Las estrategias o recomendaciones para la prevención de la hipertermia o golpe de calor con las altas temperaturas estivales son(1): 

  1. Un buen aporte de líquidos. La falta de sed es engañosa, por lo que se debe consumir frecuentemente agua y líquidos que no sean bebidas alcohólicas. 
  2. Comidas ligeras  que permita digestiones ligeras. 
  3. Evitar la exposición al sol con temperaturas elevadas, sobre todo en las horas de mayor intensidad (12-16 horas) y con una humedad relativa alta (mayor del 60 por ciento). 
  4. No realizar ejercicio ni deportes que aumenten el esfuerzo y la sudoración en momentos de calor. 
  5. Mantener las estancias frescas y ventiladas. 
  6. No permanecer en vehículos estacionados o cerrados. 
  7. Evitar llevar ropa ajustada y elegir tejidos ligeros.
  8. Es recomendable el uso de sombreros o gorras que protejan la  cabeza del sol.   
  1.  Fuente: SEGG
Opinión de los usuarios
4.7/5 - (6 votos)

Noticias relacionadas.

Newsletter.

Suscríbete y entérate de todas las noticias.

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Puedes llamarnos sin coste alguno al
900 90 90 70